sábado, 28 de octubre de 2017

El 80% de los adolescentes que se inician en el consumo de tabaco mantienen ese hábito de adultos




El consumo de tabaco tiene todavía una elevada prevalencia en los adolescentes, a pesar de que se ha documentado un importante descenso de este hábito tóxico entre la población más joven de España. Ante esta situación, en el 39º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) se ha insistido en la necesidad de proporcionar estrategias y habilidades que permitan un enfoque integral del adolescente fumador e incorporarlas a la práctica clínica diaria.

Y es que el joven fumador presenta unos rasgos y características específicas, que lo diferencian del adulto fumador, y, por lo tanto, se exige un abordaje personalizado y particular de este problema. Como señala el Dr. José Luis Díaz-Maroto Muñoz, coordinador del Grupo de Trabajo de Tabaquismo de SEMERGEN, “el abordaje del adolescente fumador debe ser específico y centrado en sus intereses”.


Un desliz de juventud que se arrastra toda la vida
Además, se pone el acento en el hecho de que el inicio del consumo de tabaco a esas edades condiciona el futuro establecimiento de la adicción. “El 80% de los adolescentes que se inician en el consumo de tabaco, y después se consolidan como fumadores, lo hacen antes de los 18 años”, afirma el Dr. Raúl de Simón Gutiérrez, médico de Familia del Centro de Salud Luis Vives (Alcalá de Henares, Madrid), quien aconseja que, “como en cualquier adicción, lo importante es no probar la sustancia tóxica: en este caso, la nicotina del cigarrillo”.

El tabaquismo es una enfermedad de evolución crónica. Por este motivo, el consumo de tabaco en los adolescentes tiene poca repercusión clínica física, pero sí psíquica: la dependencia de una sustancia. Sin embargo, sí que puede manifestar algunos síntomas: dedos y dientes amarillentos, menor oxigenación de los tejidos (que altera el rendimiento en el deporte), peor olor corporal, alteración en la voz,…


Malas cifras, buenas expectativas
Según los datos de la encuesta sobre el uso de drogas en enseñanzas secundarias de España (ESTUDES) de 2016, han fumado en los últimos 12 meses el 31,4% de los estudiantes de 14
a 18 años, en el último mes el 25,9% y diariamente en los últimos 30 días el 8,9%. La encuesta también revela que el 12% de estos adolescentes fuman de forma habitual y un 35% de manera ocasional.

España es el quinto de los países europeos de los que se tienen datos que cuenta con más jóvenes fumadores, sólo por detrás de Austria, República Checa, Hungría e Italia. Además, la OCDE destaca la alta proporción de chicas fumadoras en nuestro país (cerca de un 25%), cuando hay países (como Alemania o Reino Unido) que están casi 10 puntos por debajo y otros (como Estados Unidos o Canadá) en los que el porcentaje de jóvenes fumadoras no llega al 10%.

A pesar de que las cifras son preocupantes, “la tendencia es que el consumo de tabaco está disminuyendo en los adolescentes españoles, aunque la edad media de inicio se mantiene en torno a los 14 años”, revela el Dr. Díaz- Maroto.


Rol del médico de Familia
En este contexto, según opina el Dr. Raúl de Simón, “el papel del Equipo de Atención Primaria, conformado por enfermeros y médicos, es fundamental: empezando desde la infancia y aprovechando los exámenes de salud, educando y orientando a los padres y niños sobre el consumo de tabaco, haciendo posteriormente un abordaje integral en el consumo de drogas (fundamentalmente, cannabis, alcohol y tabaco)”. Según los expertos, la concienciación y educación sobre el consumo de tabaco debe empezar en torno a los seis años.

El manejo del tabaquismo en adolescentes es muy complejo, dado que atraviesan una etapa de la vida muy compleja, de rebeldía, de fácil accesibilidad a las drogas, y de una elevada presión social, que incluye la de los propios amigos y del grupo. Aún así, destaca el Dr. Díaz-Maroto, “con información y la adopción de una serie de recomendaciones básicas que puede hacer el médico de Familia es relativamente fácil esquivar este hábito entre los más jóvenes”. 

No hay comentarios: