viernes, 23 de mayo de 2014

ENTRE EL 30-40% DE LAS PERSONAS CON ALGÚN TRASTORNO MENTAL ACUDE A LA PSIQUIATRÍA PRIVADA



“Desde el punto de vista asistencial, el mayor porcentaje de atención en Psiquiatría corresponde a patología depresiva y trastornos de ansiedad, que se estiman afectan entre un 25-35% de la población en algún momento de su vida. Ambos trastornos constituyen casi dos tercios de la carga asistencial en las consultas privadas”, explica la doctora Blanca Morera, presidenta del Comité Organizador del VII Congreso Nacional de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), que se celebra en San Sebastián hoy y mañana y en el que se darán cita más de 300 psiquiatras de toda España.

Junto al objetivo de este encuentro de actualizar las novedades en el tratamiento de las enfermedades mentales y debatir y analizar aquellos aspectos relevantes en el ejercicio de nuestra profesión en el ámbito privado, la doctora Morera destaca el de “promover la actividad asociativa y facilitar así proyectos y programas comunes, así como el desarrollo de aspectos de investigación y docencia”. A este respecto, en palabras del doctor Salvador Ros, presidente de ASEPP, “la asistencia privada en Psiquiatría es de buena calidad y complementa la cobertura sanitaria universal gratuita, con una red de ejercicio privado excelente y distribuida de manera más o menos uniforme por todo el país”.

Tanto en País Vasco como en el resto de comunidades autónomas, según un estudio realizado por ASEPP, el 30-40% de las personas con algún trastorno mental acude a la psiquiatría privada y las razones más importantes para ello son el mayor tiempo dedicado a la consulta, la posibilidad de recibir una atención más continuada en el tiempo, el contar con un horario más flexible y la rapidez. “En Euskadi, como en el resto de comunidades autónomas, la red privada coexiste con la pública y, especialmente en Guipúzcoa, asume, de forma concertada, muchos servicios. Por ejemplo, toda la red de unidades de media estancia psiquiátrica pertenece a centros privados concertados”, explica la doctora Morera. “A nivel ambulatorio, se constituye en red complementaria a la pública, muy saturada por la patología mental grave, junto con los recortes y limitaciones a un necesario aumento de recursos”.

Trastornos psiquiátricos más frecuentes
Unos 450 millones de personas en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud, padecen alguna enfermedad mental. Se estima que uno de cada cinco adultos puede llegar a padecer alguna patología psiquiátrica a lo largo de su vida en España. En la actualidad, se cifra en más de diez millones las personas que sufren un trastorno mental como depresión, ansiedad, esquizofrenia o trastorno bipolar en nuestro país. Patologías que son la causa del 30% de la discapacidad, por delante de enfermedades como las cardiovasculares o las oncológicas.

Estas patologías se han multiplicado en los últimos cuarenta años y, según señala el doctor José Antonio López-Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada  (ASEPP), la causa fundamental ha sido el estilo de vida que llevamos actualmente. Esto no significa que seamos más débiles que generaciones anteriores sino que vivimos más deprisa, dormimos pocas horas, por lo que  estamos más cansados, y sufrimos más estrés”. Cabe recordar que dormir  menos de siete horas es uno de los principales factores de riesgo de padecer depresión.

Junto con la depresión, la ansiedad es la patología mental con mayor índice de prevalencia en nuestro país. En este sentido, asegura el vicepresidente de ASEPP, “el 40% de los españoles padece ansiedad o depresión”.

Al igual que ocurre en otro tipo de patologías, en los trastornos mentales también existen diferencias epidemiológicas evidentes en función del género y la edad. Por ejemplo, cuatro de cada 5 pacientes diagnosticados de trastorno por consumo de sustancias son hombres, mientras que los trastornos depresivos son más frecuentes en mujeres en la franja de edad comprendida entre la pubertad y la menopausia. Asimismo, según el doctor Ros, “los trastornos por angustia y las conductas fóbicas son dos veces más frecuentes en la mujer y la tentativa de suicidio es más frecuente en la mujer mientras que el suicidio consumado es más frecuente en el hombre, y de forma más relevante en los mayores de 65 años”. Igualmente, las mujeres jóvenes conforman el grupo poblacional en el que se presentan de forma más frecuente los trastornos de la conducta alimentaria, la anorexia nerviosa, el trastorno bulímico o el trastorno por atracón.

Este panorama, nada positivo, se está agravando debido a la actual coyuntura económica, que “está repercutiendo en el incremento del número de consultas de pacientes con síntomas directamente relacionados con la crisis, si bien se trata solo de una percepción recogida en las consultas de los expertos, pues no hay aún estudio que lo demuestre”, explica López Rodríguez. “Se trata de una situación relativamente lógica, de forma que el pesimismo general, crisis de valores, crisis económica, corrupción política, sensación de desamparo institucional, etcétera, es normal que sirva de factor desencadenante de una mayor número de casos de trastornos psiquiátricos, como la ansiedad”, asegura el vicepresidente de ASEPP.

En este sentido, mientras que los trastornos afectivos, la depresión y la ansiedad probablemente incrementen su frecuencia, el consumo de sustancias se mantendrá aunque puedan modificarse las sustancias que provoquen adicción. “Las llamadas dependencias conductuales, juego patológico, adicción a nuevas tecnologías, etcétera, se incrementarán de forma significativa”, explica el doctor Ros. “Asimismo, los trastornos alimentarios continuarán su escalada en una cultura hedonista, con culto al cuerpo”.

No hay comentarios: