martes, 27 de mayo de 2014

El tabaco triplica el riesgo de padecer periodontitis

El próximo 31 de mayo se celebra el Día Mundial Sin Tabaco, un momento idóneo para analizar su relación con la salud bucodental y las patologías que provoca en nuestros dientes y encías. Con motivo de esta fecha, Clínica Curull ha realizado un análisis a partir de datos de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA). Según las conclusiones de este informe, los componentes tóxicos del tabaco provocan que la periodontitis sea tres veces más común entre los fumadores.
“El tabaco provoca que la encía reciba menos cantidad de oxígeno y de sangre, además de disminuir sus mecanismos defensivos contra bacterias presentes en la placa”, afirma la Dra. Conchita Curull, directora médica de Clínica Curull. “Esto conlleva que las bacterias dañinas produzcan una mayor destrucción de encías y maxilares, los elementos que conforman la sujeción de las piezas dentales”, sentencia Curull.

Más del 80% de los fracasos en tratamientos periodontales son en pacientes fumadores
El tabaco aumenta el riesgo de sufrir periodontitis, pero, además, enmascara los síntomas que permiten la detección de esta enfermedad. Uno de los principales indicadores de la periodontitis es el sangrado de las encías, principalmente al cepillarse o al masticar. Sin embargo, en fumadores, la falta de riego sanguíneo impide el sangrado de las encías, por lo que el diagnóstico suele realizarse cuando la enfermedad está más avanzada y los síntomas son más evidentes, como sensibilidad, movilidad o desplazamiento de los dientes, entre otros.
La recuperación de las intervenciones en dientes y encías también está relacionada con el consumo de tabaco. En este sentido, se aprecia que la mayor parte de los pacientes que no responden adecuadamente a los tratamientos periodontales son fumadores. Este colectivo representa más del 80% de los casos de fracaso en este tipo de tratamientos. Otro de los campos donde el tabaco tiene especial influencia es en los tratamiento con implantes dentales, debido a su acción irritante y anticicatrizante. Se recomienda que el paciente que vaya a colocarse un implante no fume las dos semanas previas a la intervención ni las ocho sucesivas, para favorecer la integración del mismo.

El tabaco, principal factor del riesgo del cáncer oral
El humo de los cigarrillos tiene más de 4.000 componentes farmacológicamente tóxicos, mutagénicos y carcinogénicos, es decir, elementos que incrementan sustancialmente el riesgo de padecer cáncer en la cavidad bucal. En España se detectan al año 10.000 cánceres orales. Los principales factores de riesgo de este tipo de cánceres son el tabaco y el alcohol, que potencian su nocividad cuando se combinan. A pesar de que la incidencia de cáncer oral no es demasiado elevada (8 por cada 100.000 habitantes), esta patología presenta una elevada mortandad, ya que suele diagnosticarse en estados avanzados.
La manera más adecuada de mantener una buena salud bucodental se encuentra en la prevención. Según la Dra. Curull, “la prevención es fundamental para la detección de patologías y evitar que deriven en enfermedades más complejas. Es el factor determinante, especialmente, en el tratamiento de cánceres orales, que habitualmente no se detectan hasta que se encuentran en etapas avanzadas”.

“El tabaco daña todos los elementos bucales, lengua, encías y dientes, mancha el esmalte, aumenta el riesgo de sufrir periodontitis, impide una respuesta adecuada a los tratamientos y provoca cáncer”, enumera la Dra. Curull, que define el tabaco como “el producto más dañino para la salud bucodental, el peor enemigo de nuestros dientes y encías”. 

No hay comentarios: