lunes, 29 de julio de 2013

Las enfermedades del viajero y quemaduras solares son frecuentes en verano

Varios expertos recuerdan que el verano es una estación en la que se suceden problemas como quemaduras solares o alergias alimentarias o enfermedades del viajero, tales como malaria (África Subsahariana) o dengue (Asia y América Latina).

En relación con la malaria o paludismo, producida por parásitos del género “plasmodium” se suele dar en personas que visitan el África Subsahariana. “La malaria nos preocupa especialmente por su 2-3% de mortalidad en España. Por ello, es importante que el paciente venga en cuanto tenga fiebre para que le diagnosticamos y tratamos a tiempo”, explica a la plataforma SINC José Muñoz, investigador en la Unidad de Salud Internacional del Hospital Clínic de Barcelona.

De hecho, el tratamiento para la malaria es muy eficaz en aquellos pacientes que van al médico cuando detectan la fiebre en los dos primeros días. Sin embargo, en aquellos que llevan de 5 a 7 días, el pronóstico se complica a corto plazo porque el parásito se ha desarrollado mucho en la sangre y resulta más difícil frenar la enfermedad.

En el caso de que el destino sea Asia y América Latina, los turistas deben también tener cuidado con el dengue, una enfermedad infecciosa causada por el virus del género “flavivirus” y transmitida por mosquitos, principalmente por el “aedes aegypti”.

“Aunque las complicaciones son mucho menores que en el caso de la malaria y en general se resuelve bien, se trata de una dolencia desagradable con molestias articulares y lesiones en la piel”, ha señalado Muñoz.

Otras enfermedades a tener en cuenta al viajar son las infecciones respiratorias o de orina; picaduras de algún insecto; diarrea del viajero; esquistosomiasis aguda, y las causadas por la bacteria rickettsia, transmitidas por las garrapatas a las personas que disfrutan de la naturaleza del África Subsahariana.

EXPOSICIÓN SOLAR

Por otro lado, debido a la exposición solar, propia del verano, se producen quemaduras solares, causadas por la radiación ultravioleta UVA o UVB. “En esta época del año tenemos que llamar la atención sobre las personas que tienen muchos lunares o piel clara, ya que son más propensos a desarrollar en el futuro cáncer de piel”, ha advertido José Luis López Estebaranz, experto de la Sociedad Española de Dermatología. “Hay que incidir en que nunca se quemen, que vayan con el fotoprotector adecuado y que ante cualquier cambio acudan al dermatólogo”, ha apostillado.

Por otra parte, también hay que recordar que en verano se dan algunas enfermedades dermatológicas de forma más recurrente, como las infecciones fúngicas (por hongos), el pie de atleta o la pitiriasis versicolor, causada por una levadura de nuestra piel.

Asimismo, en estos meses también es más frecuente el melasma facial, un trastorno de la pigmentación de la piel de la cara; la activación del herpes simple y la fitofotodermatosis. - See more at: http://www.consalud.es/see_news.php?id=6495#sthash.Lo9h8w87.dpuf