martes, 30 de julio de 2013

El SAS abre el plazo para que los laboratorios presenten sus ofertas a la selección de principios activos para determinadas indicaciones terapéuticas destinadas a hospitales


El Servicio Andaluz de Salud ha abierto el plazo para que los laboratorios presenten sus ofertas a la selección, por parte de Andalucía, de principios activos para determinadas indicaciones terapéuticas destinadas a hospitales. Así queda recogido en el pliego de cláusulas que se ha publicado en la web del Servicio Andaluz de Salud (www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud), en el que se establecen las la finalidad, características y plazos de este acuerdo marco. Concretamente, los laboratorios tendrán hasta el 30 de septiembre para presentar sus ofertas. Un total de 22 lotes de principios activos saldrán a selección pública, de los que resultará seleccionado un principio activo por cada lote para una indicación terapéutica concreta.

Este acuerdo marco consiste en seleccionar grupos o conjuntos de medicamentos que no son idénticos en su composición -desde el punto de vista químico-, pero que tienen una actividad farmacológica y terapéutica similar. Muestra de ello son los inhibidores de la bomba de protones (esomeprazol, omeprazol o pantoprazol) que sirven para combatir la acidez gástrica o las distintas epoetinas que existen en el mercado farmacéutico para el tratamiento de algunos tipos de anemias.

Con esta medida, basada en la evidencia científica disponible y en el consenso profesional, Andalucía avanza en política farmacéutica y en la eficacia del sistema sin mermar la calidad de la atención que se presta a los ciudadanos. Se trata de un nuevo programa deselección de principios activos para determinadas indicaciones terapéuticas enmarcado en la Ley de Farmacia de Andalucía que ya funciona en países como Suecia. Este modelo se establecerá a través de un acuerdo marco para que los centros hospitalarios puedan dispensar un mismo principio activo para determinadas indicaciones terapéuticas.

Los principios activos que se seleccionen de cada uno de estos grupos se destinarán a su administración a todos aquellos pacientes para los que no existan factores clínicos que condicionen la elección. Además, se utilizarán para inicios de tratamientos, lo que no supondrán variación en los tratamientos ya instaurados, salvo que el criterio médico lo determine.

A modo de ejemplo, el principio activo seleccionado para el lote de inhibidores de la bomba de protones (que sirven para combatir la acidez gástrica) se utilizará cuando no existan factores clínicos que condicionen la elección. En caso de que existan dichas excepciones, el facultativo podrá optar por el principio activo del grupo que estime más conveniente, aunque no haya sido el seleccionado.

El consumo anual de los medicamentos incluidos en el acuerdo marco (que suponen el 24,7% del consumo total de fármacos hospitalarios) asciende a 160 millones de euros. Como la selección de principios activos  es sólo para determinadas indicaciones,  se prevé afectará al 50% del consumo de los medicamentos incluidos en el acuerdo marco -80 millones de euros- y se estima un ahorro anual en la factura de la farmacia hospitalaria de entre 8 y 10 millones de euros.

Este acuerdo marco afecta a los medicamentos que se dispensan en los hospitales del Servicio Andaluz de Salud, tanto a pacientes ingresados como a pacientes con tratamientos ambulatorios que, por su especificidad (algunas enfermedades oncológicas o infecciosas, entre otras), retiran sus fármacos en la farmacia hospitalaria, en lugar de en oficinas de farmacia.

El proceso que se ha iniciado con la apertura de los plazos para la presentación de las ofertas, culminará con un acuerdo marco entre los laboratorios participantes que resulten seleccionados y la administración.

Libertad de prescripción

Este sistema de selección de medicamentos no supondrá limitación o traba a la libertad de prescripción de los facultativos. De hecho, el médico podrá prescribir un fármaco que no haya sido seleccionado en este acuerdo marco para un paciente que ya tenga un tratamiento activo, o para el que no considere necesario cambio en el mismo o presente intolerancias o alergias a alguno de los componentes del medicamento seleccionado.

Entre las ventajas que presenta este nuevo sistema de compra están, además, la protocolización de la prescripción de fármacos en un centro, lo que permitirá seguir guías para prescribir según la mejor evidencia científica disponible y el menor coste para el sistema.

 


No hay comentarios: