jueves, 25 de julio de 2013

El doctor Vicente Crespo( Carlos Haya) niega que haya una mayor proliferación de hongos en verano

doctor vicente cresp


El hongo está presente en casi todas las personas adultas, aunque no se manifieste. Y a pesar de que se cree que su proliferación en mayor durante el verano, el doctor Vicente Crespo, jefe de Servicio de Dermatología del Hospital Regional Carlos Haya (Málaga), y miembro de la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología), señala que no existe evidencia científica de que esta creencia popular se produzca. “Aquí entraría lo que se conoce come “pie de atleta”, término que en realidad engloba diferentes procesos. No parece haber más contagios, pero sí más síntomas. El paciente puede arrastrar su micosis en los pies durante años y manifestar sintomatología cuando aumentan las condiciones locales de temperatura, humedad y oclusión”. Lo mismo puede decirse de las manchas, que se localizan en el tronco y que aparecen decoloradas frente al contraste de la piel broceada. En este caso, el hongo lleva viviendo allí, al menos, desde la pubertad, pero para proliferar como para producir las manchas requiere un grado de humedad (que proporciona la ropa) y de temperatura en torno a los 30-32º C. “Los pacientes afectados por esta micosis saben que el tratamiento los cura con bastante rapidez, pero que los síntomas reaparecerán el próximo verano y tendrán que volver a tratarse. También hay que dejar claro que el hongo está presente en la piel sana en prácticamente todas las personas adultas”.
 Respecto a la vulvovaginitis por Cándida, el doctor Crespo señala que es tan común que se calcula que el 90% de las mujeres la padece al menos una vez en su vida. Las Cándidas son parte de la flora normal de la vagina y del tubo digestivo, si bien se producen más episodios de vulvovaginitis, y de infecciones del pliegue inguinal, en verano por factores puramente locales, como el aumento de la oclusión (y, por ende, la humedad y temperatura) al mantener puesto el bañador, sin secarse, durante mucho tiempo. Cabe destacar que los hongos forman un reino propio, independiente de las plantas, los animales, los protozoos o las bacterias. A diferencia de las plantas, los hongos carecen de clorofila y no pueden sintetizar sus propios nutrientes, lo que los obliga a vivir como parásitos, principalmente de las plantas y, en menor medida, de los animales. Por eso el doctor Crespo apunta que, salvo muy contadas excepciones, los hongos no parecen necesitar de nosotros, ni para vivir ni para reproducirse

No hay comentarios: