lunes, 29 de octubre de 2012

Los profesionales sanitarios alertan del impacto de las enfermedades respiratorias en la salud pública por su elevada prevalencia y mortalidad


Más de 600 profesionales de Atención Primaria y  Especializada se han dado cita en la segunda edición de la ‘Universidad del Aire’, un encuentro científico organizado por Novartis que tiene por objetivo debatir e intercambiar experiencias en torno al abordaje de las patologías respiratorias. En esta ocasión, se han abordado las principales novedades en el manejo de la EPOC, el asma y la fibrosis quística.

“La Universidad del Aire es un encuentro multidisciplinar dirigido a diferentes especialidades médicas, incluyendo a profesionales de Atención Primaria, neumopediatras, alergólogos y neumólogos. El objetivo fundamental es formar y actualizar a los sanitarios en el ámbito de las patologías respiratorias”, comenta la Dra. Myriam Calle, neumóloga del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Por su parte, el Dr. César Picado, neumólogo del Servicio de Neumología del Hospital Clínic de Barcelona, añade, “es necesario el intercambio entre expertos para compartir y acercar las novedades médicas más relevantes. En este sentido, la Universidad del Aire permite revisar de forma interactiva el conocimiento sobre las patologías respiratorias”.

Actualmente las enfermedades respiratorias constituyen un importante problema de salud pública por su elevada prevalencia y morbimortalidad. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, estas patologías son la tercera causa de muerte en España, afectando anualmente a más de un 20% de la población1. Representan, además, el primer motivo de consulta médica en atención primaria y son responsables de alrededor del 30% de las consultas ambulatorias1, “especialmente en épocas invernales”, según señala la Dra. Calle.

La EPOC y el asma son dos de las afecciones respiratorias más relevantes, tanto por su prevalencia como por el impacto que causan en la calidad de vida de los pacientes. “La EPOC y el asma bronquial son dos enfermedades muy diferentes, pero con muchos puntos en común, lo que a veces dificulta la práctica clínica y el diagnóstico diferencial”, explica la Dra. Calle.

El foro incluye, además, sesiones específicas sobre fibrosis quística orientadas a mejorar y detener la progresión de esta enfermedad, caracterizada por una elevada mortalidad. “Se trata de una enfermedad compleja que afecta a múltiples órganos y sistemas, dando lugar a diversas manifestaciones clínicas, fundamentalmente pulmonares, digestivas y del aparato reproductor. La afección pulmonar es la que más morbimortalidad causa entre estos los pacientes”, indica la Dra. María Teresa Martínez, Neumóloga responsable de la Unidad de Fibrosis Quística del Hospital 12 de Octubre de Madrid.

Novedades en el abordaje de la EPOC
En España, la EPOC afecta al 10,2% de la población adulta comprendida entre los 40 y los 80 años y causa 18.000 muertes al año2, y en el año 2030 se prevé que la EPOC sea la tercera causa de muerte3.

Durante el encuentro se ha puesto de manifiesto la importancia del control de los síntomas de la EPOC por su impacto tanto en la calidad de vida del paciente como en el pronóstico de la enfermedad. “El correcto control de la enfermedad permite mejorar la calidad de vida del paciente y prevenir las agudizaciones e ingresos, reduciendo así la mortalidad de la patología. Debemos tener en cuenta que la mortalidad global, a los 90 días de una agudización de la EPOC que requiere hospitalización, es mayor del 10%, según los datos del estudio AUDIPOC", destaca la Dra. Calle”, destaca la Dra. Calle.

En contra de la idea general de que los síntomas de la EPOC son uniformes, recientemente  diversos estudios clínicos han aportado información sobre la percepción de los síntomas por parte de los pacientes. Los estudios indican variabilidad a lo largo del tiempo, siendo los síntomas especialmente relevantes durante las primeras horas del día4. “Sabemos que los dos momentos en los que los pacientes experimentan más intensidad en sus síntomas son a primera hora de la mañana y por las noches. Es importante tener en cuenta esta variabilidad pues deberemos reforzar el tratamiento para minimizar el impacto de estos síntomas en la calidad de vida de los pacientes”, añade el Dr. López-Campos.

Asimismo, los especialistas asistentes al foro han analizado las novedades y recomendaciones recogidas en las Guías de la Iniciativa Global para la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (GOLD) y la nueva guía GesEPOC, dos documentos de referencia para la práctica clínica de esta enfermedad.

“La guía GesEPOC incluye recomendaciones en el diagnóstico y tratamiento de la EPOC en España. Entre sus novedades, destaca la categorización de los pacientes en fenotipos clínicos y la estratificación de la enfermedad según escalas multidimensionales”, comenta el Dr. José Luis López-Campos, neumólogo del Hospital Universitario Virgen del Rocio de Sevilla.   

La importancia del control del asma
El asma es una enfermedad respiratoria que provoca la inflamación de los bronquios y la obstrucción variable del flujo del aire. En nuestro país, afecta entre el 5 y 15% de la población5, con una especial incidencia en niños y jóvenes. Los principales síntomas y signos característicos de la enfermedad son la disnea, la tos, las sibilancias y la opresión torácica.

Al tratarse de una enfermedad crónica, los expertos han recordado que el principal objetivo debe ser el control de los síntomas y del riesgo en el paciente con asma: “El asmático es, en la mayoría de los casos, un paciente que sufre un proceso crónico, de manera que el profesional sanitario no puede curar la patología. Por ello, el principal objetivo es ofrecer al paciente medidas de contención del proceso,” según el Dr. Picado.

Durante el foro se ha analizado, además, la implicación del tabaquismo en el paciente asmático. En este sentido, el mismo Dr. Picado apunta, “cuando el tabaco se asocia al asma, se complica mucho el manejo del paciente, ya que a la lesión inflamatoria propia del asma se le añade la lesión causada por el tabaco. El resultado suele ser funesto ya que la obstrucción bronquial se intensifica y responde peor a los tratamientos antiasmáticos.”

La calidad de vida del paciente con Fibrosis Quística
La Fibrosis Quística es una de las enfermedades crónicas hereditarias más frecuentes y graves en la raza caucásica. Su prevalencia se estima en 1 afectado por 2000-4000 nacimientos6.

La enfermedad afecta a las zonas del cuerpo que producen secreciones, dando lugar a su espesamiento y provocando la obstrucción de los canales. Como consecuencia se producen infecciones e inflamaciones que lesionan zonas del pulmón, hígado, páncreas y sistema reproductor, principalmente. “La afectación pulmonar es la que marca el pronóstico de la enfermedad al ser la causante de más del 90 % de la morbilidad y mortalidad de estos pacientes. Además, presentan infecciones respiratorias de repetición, que dan lugar a una obstrucción crónica al flujo aéreo, con destrucción de las paredes bronquiales, bronquiectasias y, si la enfermedad sigue progresando, insuficiencia respiratoria.” Según indica la Dra. Martínez.

Así, durante el encuentro se ha destacado el fuerte impacto que la patología y su afección respiratoria tienen en la calidad de vida de estos pacientes. “El paciente que presenta de forma habitual tos y expectoración abundante diaria ve afectada gravemente su vida social, lo cual tiene mayor relevancia al tratarse de personas muy jóvenes”, añade la Dra. Martinez.

A pesar de ello, la misma Dra. Martínez ha apuntado los progresos conseguidos en los últimos años y el consecuente cambio en el perfil del paciente: “la Fibrosis Quística es probablemente la enfermedad crónica en la que la supervivencia y la calidad de vida han mejorado más llamativamente en los últimos 30 años. Si en la década de los 60 los pacientes fallecían antes de llegar a los cinco años de vida, actualmente el perfil medio de estos pacientes es el de un adulto joven, cuya esperanza de vida supera los cuarenta años.”

Por último, los expertos han valorado positivamente los últimos avances conseguidos gracias a la creación de unidades específicas y multidisciplinares de Fibrosis Quística, “ha permitido abordar la enfermedad de una manera integral y especializada, mejorando ostensiblemente la atención a estos pacientes, tanto desde el punto de vista del tratamiento como en su dimensión personal,” ha concluido la Dra. Martínez.

No hay comentarios: