lunes, 29 de octubre de 2012

Los internistas elaboran un protocolo de recomendaciones para el buen uso de los nuevos anticoagulantes orales en fibrilación auricular


En el marco del Congreso de la Federación Europea de Medicina Interna (EFIM) y el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), que se celebran de manera conjunta por primera vez en España del 24 al 27 de octubre, ha tenido lugar una de las mesas redondas de referencia, “Recomendaciones para los internistas en la terapia antitrombótica en fibrilación auricular: el rol de los anticoagulantes orales”, en la que se han presentado unas recomendaciones prácticas consensuadas por más de 60 miembros de la SEMI sobre el uso de los nuevos fármacos anticoagulantes orales, en concreto de Pradaxa® (dabigatrán etexilato)(*), dada la necesidad de marcar las pautas de utilización ante la aparición de este nuevo fármaco, y siguiendo el marco de su ficha técnica autorizada.

Esta guía es fruto de la elaboración de un Protocolo de uso de dabigatrán en la Fibrilación Auricular No Valvular (FANV), el primero de una familia de anticoagulantes orales de nueva generación disponible para el paciente con FANV, que se puso en marcha hace unos meses por la SEMI, en colaboración con Boehringer Ingelheim. “A la hora de elaborar estas recomendaciones, hemos puesto especial énfasis en el perfil de aquellos pacientes que podrían obtener un mayor beneficio al recibir un tratamiento con dabigatrán etexilato”, apunta el Dr. Ferrán García Bragado, jefe de servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Dr. Josep Trueta de Girona.

“El objetivo de este consenso es tratar de ofrecer recomendaciones prácticas para la aplicación de las guías y de los ensayos clínicos en los pacientes específicos de Medicina Interna, ofreciendo recomendaciones de riesgo beneficio de anticoagulación, evaluación inicial de la función renal y de los controles posteriores cuando hay cambios clínicos, información al paciente y a los familires, consejos en situaciones especiales y lagunas de conocimiento actual”, explica, por su parte, el moderador del debate, el Dr. Javier García Alegría, actual presidente de la SEMI y jefe de servicio de Medicina Interna del Hospital Costa del Sol de Marbella, Málaga. A grandes rasgos, las últimas recomendaciones de las guías, según este experto, además de centrarse en el uso de los nuevos anticoagulantes orales, se refieren a la estratificación del riesgo de embolismo sistémico e ictus y a la aplicación de escalas de riesgo de sangrado.

En cuanto a la recomendación del nuevo anticoagulante oral dabigatrán etexilato, las situaciones clínicas que favorecen su uso, según los expertos, se basan principalmente en pacientes con un INR (internacional normalized ratio) inestable, con problemas logísticos para acudir a los controles de monitorización, con mayor riesgo embólico y hemorrágico y con interacciones significativas con otros anticoagulantes1.

Pacientes polimedicados y pluripatológicos

La fibrilación auricular se asocia con mucha frecuencia a la hipertensión arterial y a la insuficiencia cardiaca y es una enfermedad que aparece predominantemente con el envejecimiento de la población. Todo ello hace que estos pacientes sean atendidos con mucha frecuencia en los servicios de Medicina Interna. El perfil del paciente que trata el internista suele presentar un alto riesgo de interacciones por su perfil pluripatológico y polimedicado. “Suele ser una persona de una edad promedio de 75 años, principalmente mujer, que tiene varias enfermedades asociadas como hipertensión arterial, diabetes, insuficiencia renal o cardiaca, así como enfermedades articulares”, explica el Dr. García Bragado. En este sentido, enfatiza que “dabigatrán etexilato es una opción de elección para el paciente polimedicado y pluripatológico, por su seguridad y por el bajo potencial de interacciones que presenta”.

“La principal importancia que aportan los nuevos anticoagulantes como dabigatrán es su mayor seguridad, ya que han demostrado en los estudios pivotales una reducción de la mitad de las hemorragias intracraneales, una complicación de efectos devastadores tanto en términos de mortalidad como de morbilidad”, afirma este doctor. Actualmente, más del 40 por ciento de los pacientes tratados con anticoagulantes clásicos está mal controlado en España, según los expertos.

Por otro lado, los internistas también ponen de relieve la amplia experiencia de dabigatrán etexilato en todo el mundo, con más de un millón de pacientes tratados. Aunque, “en nuestro país la experiencia clínica es menor que en otras regiones por las barreras administrativas, principalmente”, se refiere el Dr. García Bragado, quien aconseja el uso de fármacos innovadores a pesar de la actual coyuntura económica. Además, señala que “los pacientes tratados en España con este anticoagulante oral agradecen la comodidad de uso, la seguridad en la eficacia del fármaco y el cambio sustancial en su calidad de vida (controles INR, desplazamientos, interferencia laboral y personal de los enfermos y de sus familiares)”.

No hay comentarios: