lunes, 29 de octubre de 2012

Guía para el correcto cuidado de las quemaduras domésticas


PiC Solution, marca especializada en productos para el cuidado de la salud, y la Sociedad Española de Heridas (SEHER) han elaborado una guía que recoge las pautas a seguir para la correcta evaluación y posterior cuidado de las quemaduras domésticas.

En muchas ocasiones, es complicado determinar el nivel de gravedad de una quemadura doméstica y se tiende a hacer uso de remedios caseros que provocan el retraso en el proceso de cura e incluso pueden llegar a generar infecciones. En este sentido, el documento habla de algunas creencias populares poco eficaces que se van transmitiendo de generación en generación y a las que se recurre muy a menudo cuando se produce una quemadura en el ámbito doméstico.

Algunos ejemplos de errores que deambulan en la cultura popular son: ‘aplicar pasta de dientes’, ‘dejar la quemadura al aire para secar’, ‘que el sol favorece a la cicatrización de una quemadura’, o ‘evitar pinchar las ampollas’ entre otros. Todos ellos carecen de validación médica y además de provocar infecciones, dificultan su cura e incluso pueden llegar a generar complicaciones de mayor gravedad a posteriori.

Según Óscar Germán Torres de Castro, Secretario General de la SEHER ‘La aplicación de estos cuidados para quemaduras puede retrasar la cicatrización, provocar una infección o incluso generar complicaciones de mayor gravedad a posteriori’.

Según Torres de Castro, en el momento en que se produce una quemadura, el primer paso es determinar la gravedad de la misma. Las quemaduras más habituales de primer y segundo grado producidas por el sol o por el contacto con elementos sólidos o líquidos calientes pueden tratarse en casa si se hace de forma correcta. Sin embargo, aquellas que consideradas de gran tamaño (aquellas que ocupen cinco veces la palma de la mano), y que estén en zonas del cuerpo delicadas o haya existido inhalación de humo o ingesta de alguna sustancia tóxica, requieren de una atención de urgencia en un centro médico especializado.

Para el correcto tratamiento de las quemaduras en casa, es necesario enfriar la zona del cuerpo afectada inmediatamente. La solución más eficaz es aplicar abundante agua fría y mantener el contacto con el agua durante un largo tiempo hasta aliviar el dolor. A continuación, se debe cubrir la quemadura con un material que cumpla los siguientes requisitos: que alivie el dolor, facilite la cicatrización e impida la infección. Por lo general no es recomendable emplear pomadas sin la prescripción médica adecuada, ya que muchas de ellas no son hidrosolubles, por lo que se adhieren a la piel quemada, o contienen agentes antisépticos que pueden provocar irritación o alergia. 

No hay comentarios: