martes, 30 de octubre de 2012

Expertos debaten sobre los resultados del Estudio HERACLES




‘En un plazo de dos años, la aplicación de la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente ha reducido la tasa de incidencia de niños menores de 15 años hospitalizados por enfermedad neumocócica invasora (ENI) un 55%’. Así lo ha manifestado el doctor Jesús Ruiz Contreras, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid y miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, en referencia a los datos del Estudio HERACLES, una investigación llevada a cabo en la Comunidad de Madrid para observar el impacto de la vacunación frente a neumococo en enfermedad invasora y, en concreto, de la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente. Los resultados de ese trabajo han sido analizados en la reunión ‘Un nuevo reto en la prevención de la enfermedad neumocócica en la Comunidad de Madrid’, en la que se evaluó la actual situación de la inmunización frente al neumococo.

EstudioHeracles_prsalud_prnoticias
Los datos del estudio muestran cómo la reducción se ha producido en todas las edades. De todos los serotipos de neumococo que circulan en nuestro medio, la reducción más significativa se ha producido en los serotipos 1 (47%) y 19A (87%). ‘Como estos dos serotipos causan más de un 60% de las ENI en niños hospitalizados, su disminución se ha traducido en una reducción significativa del número de casos de meningitis (reducción del 54%), derrames pleurales paraneumónicos (45%) y neumonía bacteriémica (72%)’, añade el especialista, que además quiere resaltar que la menor infección por el serotipo 19A se ha acompañado de una disminución drástica de las resistencias de alto nivel a cefalosporinas de tercera generación.

Tal como se ha señalado, el estudio ha mostrado cómo se reduce la enfermedad invasiva en todas sus formas, ‘pero además, ha permitido observar una importante inmunidad de grupo que protege indirectamente a los niños y adultos más susceptibles a la enfermedad (niños menores de 1 año, ancianos, e inmunodeprimidos) que se deriva de la reducción de portadores y, por tanto, de la disminución en la probabilidad de sufrir contagios de los serotipos de neumococo incluidos en las vacunas. Y esto sólo se consigue manteniendo altas tasas de vacunación, por encima del 90%, lo que permitiría mantener los logros alcanzados con esta vacuna’, tal como asegura la doctora Teresa Hernández-Sampelayo, Jefe de Servicio de Pediatría del Hospital Gregorio Marañón y miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría.

A pesar de que esta vacuna ya no está incluida en el calendario oficial de la Comunidad de Madrid y, por lo tanto, no está financiada, la doctora Hernández-Sampelayo, asegura que ‘es importante informar a los padres de que hay vacunas que deben ser obtenidas de forma privada -lo que supone un esfuerzo importante para las familias-, pero que son importantes e insustituibles en la protección de la salud de sus hijos’. La Asociación Española de Pediatría recomienda la inmunización sistémática de todos los niños menores de cinco años con la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente, ‘ya que es la vacuna que ofrece una mayor protección frente a la enfermedad en España, en base a los serotipos circulantes y porque es la que en el momento actual puede tener un mayor impacto en el control de la enfermedad’.

En este sentido, el doctor José García-Sicilia, presidente de la Sociedad de Pediatría de Madrid y Castilla La Mancha asegura que ‘es posible que la actual situación económica impida a muchos padres, pese a su deseo de proteger a sus hijos con esta medida, poder afrontar el gasto de vacunación y se esté generando, por tanto, una situación de inequidad socio-sanitaria”. Y es que como explica este especialista, los niños que se vacunen correctamente, -con tres dosis a los 2, 4 y 6 meses y una cuarta dosis de refuerzo entre los 12 y los 15 meses (pauta de 3+1)-, estarán protegidos pero “si la población vacunada es insuficiente, podrá volver a circular cualquiera de los 13 serotipos de neumococo que paulatinamente habían ido desapareciendo y reemergerán las graves enfermedades que provocan, fundamentalmente en menores de 5 años’.

La enfermedad neumocócica es una de las principales causas de mortalidad prevenible mediante vacunación en niños menores de 5 años en todo el mundo. La vacuna antineumocócica conjugada trecevalente ofrece la protección más amplia frente a la enfermedad neumocócica invasiva.

Las vacunas antineumocócicas conjugadas
Autorizadas en la mayoría de los países del mundo e incluidas en los calendarios de inmunización de 40 de ellos, son las regiones con un mayor poder adquisitivo las que la han incluido en sus calendarios, entre ellos 18 países europeos, aunque son las zonas en vías de desarrollo las que presentan una mayor mortalidad por esta enfermedad. Las vacunas frente a neumococo permiten una rápida reducción de las infecciones en los grupos de edad a los que se les administra pero además permiten que se esté registrando una tendencia hacia un menor uso de antibióticos y de las consiguientes resistencias bacterianas.

La meningitis neumocócica es la segunda causa más frecuente de meningitis bacteriana en España y la primera de fallecimiento por esta enfermedad. La efectividad y seguridad de la vacuna frente a esta infección y la carga de la enfermedad neumocócica, llevaron al Comité Asesor de Vacunas (CAV) de la Asociación Española de Pediatría a incluirla como ‘sistemática’ en su calendario oficial en 2010, considerando que todos los niños deberían recibirla de forma universal con la pauta de administración de 4 dosis: las tres primeras a los 2, 4 y 6 meses con un refuerzo entre los 12 y 15 meses de edad (cuarta dosis).

No hay comentarios: