lunes, 29 de octubre de 2012

DR. ADOLFO DÍEZ-PÉREZ: “ESPERO QUE LA CRISIS NO LIMITE EL ACCESO AL DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE LA OSTEOPOROSIS”


Las fracturas de cadera son la primera causa de ocupación de camas hospitalarias en los servicios de traumatología. Así lo puso de manifiesto el Dr. Adolfo Díez Pérez, Jefe del Servicio de Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar, que indicó que este tipo de fracturas han crecido de una “manera llamativa” en los últimos años.

El Dr. Díez-Perez, que participó el pasado viernes en Cuenca en un simposio patrocinado por Amgen y GSK en el XVII Congreso de la SEIOMM,  resaltó que las personas que sufren una fractura de cadera sufren dolor crónico y aumentan su riesgo de mortalidad. Sólo un tercio de los afectados recuperan las condiciones de calidad de vida previas. Por ello, insistió en que hay que reforzar los niveles de calcio en la alimentación y reforzar la ingesta de vitamina D, por ejemplo, tomando el sol.

En cuanto a las políticas de cribado, señaló que se tendrían que establecer medidas oportunistas, esto es, detectar grupos de riesgo y practicarles densitometrías u otras pruebas para comprobar el estado de su masa ósea. “Es básico que tanto los profesionales como la sociedad conozca bien la enfermedad y saber hacia quién dirigir las pruebas, para que no se nos escapen personas en riesgo y, en cambio, se introduzcan en la red asistencial muchos que realmente no están en peligro como para justificar medidas diagnósticas o terapéuticas”, explicó.
Ante la situación de crisis y de medidas restrictivas por parte de las diferentes administraciones, el que fuera Presidente de la Sociedad Española de Investigación Ósea y Metabolismo Mineral (SEIOMM) destacó que habrá que “estar atentos y vigilantes a que no se restrinja el acceso tanto a los diagnósticos como a los tratamientos indicados, dado que la osteoporosis es una enfermedad asociada al envejecimiento y la población anciana es más vulnerable socialmente”.

Mejora de la adherencia
Respecto a la disponibilidad de tratamientos para esta enfermedad crónica, el Dr. Díez-Pérez hizo hincapié en la importante mejoría en los regímenes de administración: “Hemos pasado de fármacos que se tenían que dar diariamente a otros que permiten tomarse una vez a la semana, al mes, cada seis meses o incluso una vez al año. No hay ningún otro campo de la terapéutica donde se haya producido una mejoría tan llamativa”. Además, desde el punto de vista de la potencia, también se dispone de una capacidad de mayor acción sobre el hueso.

“La biología ósea nos ha permitido conocer mucho mejor cómo se produce la regulación fisiológica del hueso. Es un sistema extraordinariamente rico y complejo. Esto es muy importante, ya que la osteoporosis, desde el punto de vista de la salud pública, se ha convertido en una de las patologías más frecuentes”, concluyó.

No hay comentarios: